4 de marzo de 2024

Manuel Gmarttz

Noticias de México para el mundo

Mamá de joven que murió en el Titan confiesa que le cedió su lugar en este mortal viaje.

Su hijo había llevado a Titan una cámara y un cubo de Rubik, ya que tenía la esperanza de armarlo mientras se encontraba en el fondo del mar y romper un récord Guinness.

Hace apenas unos días se informó la muerte de los cinco pasajeros que viajaban en el submarino Titan que se dirigía a los restos del Titanic. Entre las personas que fallecieron se encontraban Shahzada y Suleman Dawood, padre e hijo.

Recientemente, Christine Dawood, esposa y madre, respectivamente, de los afectados rompió el silencio.

En una entrevista con la BBC habló sobre lo difícil que ha sido para ella y su hija la pérdida de Shahzada y Suleman, además reveló que le cedió su lugar a su hijo, ya que el adolescente deseaba armar un cubo de Rubik en lo más profundo del océano.

La mujer detalló que en el 2020 ella y su esposo habían comprado dos pasajes para ir a bordo de Titan, pero debido a la pandemia la expedición se canceló. Fue hasta este año que de nuevo compraron sus accesos, pero ella prefirió darle su lugar a su hijo.

“Entonces di un paso atrás y les dejé espacio para que lo prepararan (a Suleman), porque él tenía muchas ganas de ir”.

La mujer relató que su hijo estaba obsesionado con el Titanic después de haber completado un modelo de Lego del barco, por lo que fue uno de los motivos por los que le cedió su lugar.

Por otra parte, comentó que su hijo había llevado a Titan una cámara y un cubo de Rubik, ya que tenía la esperanza de armarlo mientras se encontraba en el fondo del mar y romper un récord Guinness.

Christine Dawood esperaba noticias de su esposo e hijo

En dicha entrevista, Christine Dawood mencionó que su esposo e hijos viajaron juntos hacia donde se realizaría la expedición. Tras darse a conocer que el submarino había perdido comunicación ella y su hija Alina de 17 años no perdieron las esperanzas de que su esposo e hijo regresaran con vida.

“Teníamos mucha esperanza, eso fue lo único que nos ayudó a sobrellevarlo porque teníamos esperanzas”.

Sin embargo, la mujer contó que perdieron la esperanza cuando pasaron 96 horas después de que el submarino desapareciera.

Fue entonces cuando perdí la esperanza. Ahí mandé un mensaje a mi familia en tierra: ‘Me estoy preparando para lo peor’”.