27 de mayo de 2024

Manuel Gmarttz | ManuelGonzalezMx

Noticias de México para el mundo

Se sincero, conocías la fábula?

Muy Recientemente (menos de 72 horas) comenté en mi estado de red social, la frase: La gente prefiere la verdad disfrazada de mentira, qué la verdad desnuda.

Ante esto, durante el día recibí mensajes de felicitación por la crudeza y peso real de dicho comentario, pero los mensajes, incluidas 7 llamadas telefónicas, generaron en un servidor, gran tristeza y nostalgia, ya que literalmente la tan «gustada» frase proviene en escencia y concordancia de una de las fábulas más extraordinarias a nivel mundial y me refiero a Cuando la Verdad y la Mentira se Cruzaron.

Mi reacción fue de pesadumbre , ya que muchísimas horas de mi vida, las dedicó a la lectura, cómo uno de los más grandes tesoros, además de mi familia y amigos.

Por eso mi agradecimiento eterno al extraordinario pintor francés Jean-Léon Gerôme, (1824-1904) por haber tenido la sensibilidad de plasmar en un lienzo a la verdad representada por una hermosa mujer, saliendo de un pozo completamente desnuda, con cara de pánico . Se cree que gracias a este cuadro, la fábula fue mayormente conocida a nivel mundial y desde luego coincido plenamente con dicha hipótesis.
Por eso, en esta ocasión les comparto esta fábula extraordinaria, que aplica para todos y todas en cualquier ámbito laboral, social o incluso familiar en que vivimos.

Esta es la fábula

Cuenta la leyenda, que un día la verdad y la mentira se cruzaron.

-Buen día. Dijo la mentira.
-Buenos días. Contestó la verdad.
-Hermoso día. Dijo la mentira.
Entonces la verdad se asomó para ver si era cierto. Lo era.
-Hermoso día. Dijo entonces la verdad.
-Aún mas hermoso está el lago. Dijo la mentira.
Entonces la verdad miró hacia el lago y vio que la mentira decía la verdad y asintió.
Corrió la mentira hacia el agua y dijo… -El agua está aun mas hermosa. Nademos.
La verdad tocó el agua con sus dedos y realmente estaba hermosa y confió en la mentira.
Ambas se sacaron las ropas y nadaron tranquilas.

Un rato después salió la mentira, se vistió con las ropas de la verdad y se fue.
La verdad, incapaz de vestirse con las ropas de la mentira, comenzó a caminar sin ropas y todos se horrorizaban al verla.

Es así como aun hoy en día se prefiere aceptar la mentira disfrazada de verdad y no la verdad al desnudo.

Algún día la verdad saldrá del pozo para fustigar a los mentirosos.

Do yoy believe
(Usted cree)